6 de febrero de 2012

Visita a los Astilleros de Palma

Detrás de la barrera levadiza comienza un mundo singular. En los Astilleros de Mallorca, unos de los más renombrados de la isla, no suele hablarse de los propietarios ni de sus yates que allí se encuentran para someterlos a reparaciones o ser totalmente renovados, "puestos al día" que, en ocasiones, cuestan varios millones de Euros.


"Nada de nombres", dice el jefe de proyectos, Stefan Enders, nada más saludarnos. "Únicamente hablamos de los buques que han salido ya de los astilleros."

O de los que van a venir. Los astilleros en el contramuelle de Palma, es Mollet, no se ha especializado únicamente en naves modernas. Cada vez más se va concentrando también en buques de historia, según nos cuenta el director general Diego Colón de Carvajal. Entre ellos, un clásico que se espera en breve: el "Hispania" – o lo que queda de él – será totalmente restaurado en Palma. El elegante velero de antaño tiene historia. Construido en 1909, perteneció al Rey Alfonso XIII, el abuelo del actual Rey de España, Don Juan Carlos I, con el que solía surcar los mares. Este buque participó en todas las regatas de renombre organizadas en sus tiempos, en Cannes, St. Tropez y también en Palma.

Transcurridos casi cien años, hay mucho que reparar. Los carpinteros de ribera en los Astilleros de Mallorca trabajan ya a todo tren en los preparativos. En sus talleres están construyendo un mástil de, nada menos, 18 metros.

¿Es, quizás, la restauración de viejos buques el futuro de los Astilleros? "Creo que sí", dice Diego Colón. "Es un mercado muy interesante que está ganando cada vez más importancia en España. Además, somos los únicos que ofrecemos este servicio." Y no es nada fácil recuperar el pasado: para poder reconstruir pequeños detalles, por ejemplo, los herrajes en su diseño original, Colón y su equipo buscan incansablemente en libros y viejas fotografías para determinar las formas y las medidas. Colón disfruta de recuperar y reavivar estos conocimientos y las técnicas tradicionales.

Lea el artículo completo en First Mallorca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada